“Gatalina, no nos olvida y nos trae un [Cuento erótico]: Qué pasó ayer….Pasan qué cosas en la vida no?


Publicado: 9 de Junio de 2019 | 17:05 Hrs | – Edición Digital: Chileokulto.

Abrió los ojos con algo de dificultad. Bastó ese pequeño esfuerzo para que el dolor de cerebro lo hiciera cerrarlos rápidamente. A medida que se fue estirando, sintió cierto dolor muscular en la espalda…En toda su espalda. ¿Qué diablos?

Se venía difícil. Las preguntas empezaron a aglomerarse: ¿dónde cresta estoy?, ¿qué hora es…Día?.

Tanteó con sus manos sin poder dar con su celular. El desorden de las sábanas lo hizo presumir que la noche al menos debió de resultar activa. Sostenes y calzones, camisas y calzoncillos, una webada de cinturón muy raro  que en su vida habría adivinado para lo que servía, aceites varias, etc. Todo desparramado por el suelo, acusaban cierta pasión desatada de la cual no recordaba nada. Maldita laguna mental

¿con quien estuve?.

Se sentó al borde de la cama sosteniendo la cabeza entre sus manos y empezó a hacer memoria

Estaba solo en un bar, se fue a beber y a comer algo después de haber sacado fotos a una banda que no le había gustado en lo más mínimo. Fue como en el segundo trago que se le acerco una pelirroja muy, muy guapa. Se presentó sin mucho detalle y al cabo de un rato ya estaban riendo de buena gana, junto a dos de sus amigas y otro tipo.

Recordó haber bebido un par de tragos más, haber bailado harto con la pelirroja, pero…Pero un minuto…- ¡la pelirroja se había puesto a besuquear a sus amigas!  Y esa escena le había provocado una erección mayor que se hizo notar y sentir. Entonces recordó haber ido al baño a masturbarse, y que en pleno ejercicio de ello, de pronto había quedado de una pieza cuando le abrieron la puerta del cubículo.

Quedó todo expuesto a los ojos de una morena de ojos grandísimos, que lejos de cerrar la puerta como cualquier ser humano normal, se le había quedado contemplando con una morbo voraz (¡me fui con la morena!)…

La morena en cuestión, resultó ser una mujer mayor que él, no en apariencia, pero sí en experiencia. Al pedirle que “por favor” cerrara la puerta del baño, se disculpó sin señal de vergüenza alguna y le dijo: Te espero afuera.

En efecto lo hizo. Recordó haberse ido a la barra junto a ella, haber conversado de todo, haber reído muchísimo, se había deleitado con su tono de voz, el movimiento de sus manos al hablar, lo entretenida que era.

También recordó haberla agarrado a besos de pronto, para su sorpresa, preso de un intenso deseo. Se dibujó en su mente la sensación de un atraque descomunal en la pared de las afueras del local. La había manoseado entera, como un chiquillo de quince, que con sus manos iba descubriéndolo todo. Los labios de la morena eran abrazadores, invitaron a cada uno de sus mordiscos, le beso el cuello hasta el borde del escote pronunciado y tuvo que contenerse para no sacarle los pechos llenos y lamérselos ahí mismo, le recorrió y apretó el traste todo lo que pudo y quiso, mientras friccionaba su pantalón muy pegado al vestido corto de ella, sintió su humedad venir y el miembro inflado y duro, listo para ensamblar. Fue un atraque limpio, casi una “cacha pantalón”, podría haber eyaculado sin penetrarla. Que caliente lo había puesto esta mujer…

Otra vez estaba erecto…

Salió del dormitorio con cautela- ¡holaaaaa!…Cero respuesta. Vaya, al parecer la morena lo había dejado solo en ese departamento. Se acercó a la mesa de centro al divisar su celular y entonces vio la nota:

Mario:

Gracias por una gran noche. Como ya lo acordamos no te dejo mi número celular. Confío en que la foto que me sacaste queda para ti, para que tan solo nos quede un buen recuerdo, ya sabes, sin contactos, ni escaparates virtuales y no se nos vuelva adictivo eso de las redes “pasta base”.

Espero no te duela la espalda por los arañazos,  ya sabes que mis uñas son largas. También espero que no te duela tu hermoso culo.

¡Gracias por dejarme jugar con el arnés!.

Si quieres toma un café antes de irte, estás en tu casa.

Que tengas una buena vida,

La morena.

Pasan qué cosas en la vida no?


Comente en Facebook