Haití se declara en estado de emergencia: Nadie en el mundo se pronuncia para enviar “ayuda humanitaria”


Domingo, 10 de febrero 2019 🕝

El Gobierno aprobó suspender hasta el 30 de septiembre de 2019 las excepciones fiscales y aduaneras. La medida no aplica a las misiones diplomáticas y consulares.

El presidente de Haití, Jovenel Moise, emitió este miércoles la orden de estado de emergencia económica en el país, con el objetivo de reducir el nivel de funcionamiento del Estado, acogiéndose al decreto del 7 de abril de 2017.

Haití enfrenta una crisis socioeconómica debido a la devaluación de su moneda frente al dólar. La carencia presupuestaria que alcanzó, entre los pasados meses de octubre y enero, más de 128 millones de dólares. Para el doctor en economía Eddy Labossiére, la medida debe contemplar la “suspensión de ciertos derechos, en especial los gastos del Gobierno”.

El estado de emergencia económica en Haíti fija como acuerdo la reducción de costos para adquirir productos de primera necesidad, a fin de favorecer la economía de los hogares. Asimismo, fortalece los proyectos sociales y la cancelación de excepciones fiscales y aduaneras durante todo el año 2019.

Migración

El juez español Baltazar Garzón, consideró  que la situación migratoria de Haití hacia República Dominicana, es una realidad que sufre el abandono de la comunidad internacional.

Al respecto, el secretario dominicano del Partido Reformista Social Cristiano (PRSC), Germán Ramírez Jr., solicitó este sábado a la Organización de Naciones Unidas (ONU), entre otras instituciones internacionales, contribuir en un programa de identidad para los haitianos.

La maldición de Haití.

Detrás de la sonrisa de muchos poderes occidentales, se oculta la hipocresía histórica de prohibir a la primera república negra su desarrollo. Las maniobras fueron claras: alerta roja, severo embargo, interdicción de productos haitianos en sus mercados, injerencia política, la ocupación estadounidense de 1915 a 1934 que favoreció matanza, trabajo penoso, aniquilación de las instituciones y finalmente la ocupación ONUsiana de 2004 que continúa hasta hoy, cuyos soldados no sólo trajeron el cólera, sino que también, en muchos casos, parte de esa tropa fue acusada de violar a niños, niñas y mujeres, mientras respaldan a los políticos haitianos corruptos, entre otro millar de cosas. Los occidentales siguen amnésicos y ciegos frente a ellos.

Haití es el único país del mundo que fue obligado a pagar “indemnizaciones” a los esclavistas después de todos los crímenes de la esclavitud sufridos y también obligado a pedir tres préstamos (1825, 1874, 1875) a la mismísima Francia. Durante medio siglo de los años 1800, la suma que se eyectó del tesoro público haitiano para enriquecer a los banqueros franceses y los antiguos esclavistas avecinó los 150 millones de francos oro.

Hay que mencionar también la enormidad de algunas otras indemnizaciones reclamadas por Alemania, Francia, Inglaterra y Estados Unidos. Como si fuera poco, el 17 de diciembre 1914, los estadounidenses sacan en pleno día a manu militari el stock de oro del país, propiedad del gobierno haitiano. También hay que mencionar la cantidad de políticos desleales y corruptos haitianos que defienden sus mezquinos intereses al detrimento del valiente pueblo. Es por eso que el Profesor Leslie F. Manigat constató que:

“Haití no se ha convertido y no fue pobre hasta el siglo 19”, citando dos razones: “por un lado, que ha fallado el tren de las revoluciones técnicas e industriales con sus ´consecuencias modernizadoras´ (…) y por otro lado, fue elegido así para entrar en el esquema de rivalidades de las grandes potencias imperialistas en busca de ´colonias sin bandera´ y zonas de influencias.” (Leslie F Manigat, les deux cents ans d’histoire du peuple Haïtien 1804-2004 Collection CHUDAC, Port-au-Prince, mai 2002)

Los manifestantes están pidiendo la dimisión del Presidente Jovenel Moïse, envuelto en un escándalo de corrupción, además de protestar por la alta inflación que ha dificultado el acceso incluso a productos básicos.

Una serie de manifestaciones se han tomado Haití, la población en gran medida reclama contra la excesiva inflación, la corrupción y pide la salida del Presidente Jovenel Moise paralizaron.

Este sábado, en el tercer día consecutivo de protesta en las principales ciudades de Haití, se ha reportó al menos una persona fallecida producto de una herida de bala en la ciudad capital de Puerto Príncipe.

Además, acorde a lo reportado por la agencia de noticias AFP, la policía habría estado usando balas reales para enfrentar a los manifestantes, particularmente a la salida del hospital donde fue trasladado el cuerpo del hombre que falleció, lugar en que se habían congregado unas 200 personas.

Durante esta jornada de domingo, el cuarto día de protesta, los manifestantes bloquearon las principales carreteras de acceso al área metropolitana de Puerto Príncipe con neumáticos incendiados. Los jovenes manifestantes habrían realizado asaltos a autos que quedaron detenidos y pasaban por allí.

Cabe destacar que Haití tiene una economía profundamente debilitada, históricamente, pero que ahora vive momentos de mayor agudeza por la alta inflación -que ha crecido constantemente en los últimos dos años- y la perdida de valor de su moneda, el gourde, lo que encarece los productos impidiendo el acceso a ellos a gran parte de la población, incluso los elementos básiscos y que son en su mayoría importados, lo que encarece aún más su costo.

Otro caso que ha despertado la ira de la población haitiana es la corrupción, especialmente el caso de los fondos prestados por Venezuela. Acorde al Tribunal Superior de Cuentas, en un informe de auditoría que revelaron la semana pasada, desnudaron una más que deficiente gestión y dejaron entrever una posible desviación de los fondos que fueron prestados el 2008 por Venezuela a Haití para financiar su desarrollo económico y social.

Alrededor de 15 exministros y altos funcionarios de gobierno fueron apuntados en el documento, al igual que una empresa que -en el momento de la desviación- era dirigida nada menos que por el actual Presidente, Jovenel Moise.

La empresa fue sindicada como la beneficiaria de fondos para un proyecto de construcción de una carretera sin que se firmara ningún contrato.


Comente en Facebook